Quienes Somos Como Ayudar Hazte Socio Apadrina Necesitamos
OPCIONES DE MENÚ
Nuestros Gatos
Nuestras Gatas
Casos Especiales
Casos Urgentes
Finales Felices
Noticias de Adoptados
En el recuerdo
Concurso de Fotos 2008
Clínicas Colaboradoras
Suscríbete al Boletín
Cementerio Virtual
Alfombrillas GATA
Camisetas
Calendarios 2019
Artículos Interesantes
Nuestras Historias
Contacto
Noticias de Interes
Enlaces
Protectoras y Perreras
Área de Descargas
Política de Privacidad
Ley de Protección Animal
 
BUSCADOR
 
   Noticias de Interes
No compres un perro, ¡adóptalo!

SHEILA GRANDÍO
7 de abril de 2005

Cuando llegan son los reyes de la casa, pero en muchos casos su reinado no dura mucho: el 60 por ciento de las familias que convive con una mascota la termina abandonando a los pocos meses. En total, los españoles dejan en la calle a 200.000 animales cada año. Una cifra muy elocuente y que ratifica lo que las asociaciones de animales claman por todo lo alto: no hay que comprar más animales, sino adoptar a los que se han quedado sin dueño.

¿Se acuerdan de aquella campaña, hace unos años, en las que un perro con cara triste, abandonado en medio de una carretera, miraba a la audiencia bajo el lema “él nunca lo haría”? Mucho ha llovido desde entonces, pero lo cierto es que las cosas no han cambiado demasiado. El parque de animales abandonados no disminuye y los servicios municipales no dan abasto: sigue habiendo demasiados animales abandonados.

Al contrario de lo que se piensa, las vacaciones no son el único momento de abandono masivo de mascotas. Están, además, los meses posteriores a las navidades (regalos que han perdido la gracia) y a partir de marzo, cuando termina la temporada de caza. Son los principales picos, pero la práctica se repite de forma intermitente durante todo el año.


Los albergues, la alternativa a las perreras

Es un hecho: hay demasiados perros en la calle. Además de los servicios municipales –a todas luces insuficientes-, desde hace unos años operan organizaciones privadas formadas por voluntarios. Estos centros recogen animales de la calle y los guardan hasta que consiguen buscarles una familia en adopción.

Kiko Roncero es un joven madrileño que hace un año adoptó un perro a través de ANAA. La perra que eligió, Zeta, había vivido durante un tiempo sola y maltratada en el campo. En el albergue la trataron muy bien, y eso se nota cuando Kiko la lleva de visita: “Se emociona cuando los ve, se les echa encima, se tumba para que le rasquen… agradece todo el cuidado que le dieron”, cuenta su dueño.

Sin embargo aquí, en España, los casos como Kiko no abundan. “En otros países, primero se recurre a estas organizaciones, y si no se encuentra lo que se quiere, entonces miran para comprar. Nosotros tenemos que recurrir a adopciones internacionales para compensar la falta de demanda en España”, explica Pilar Cañizo, presidenta de ANAA, la Asociación Nacional de Amigos de los Animales.

También hay gente que, a título personal, hace lo que está en sus manos para disminuir el problema de los animales abandonados. Melisa Tuya, por ejemplo, ha hecho un blog en el que cada día pone un animal al que urge adopción. Lola González, de Córdoba, se compró una casa y mete ahí muchos animales que encuentra tirados por la calle. A cada uno le hace una ficha y luego las cuelga todas en su web. A Lola le gusta lo que hace, aunque reconoce que a veces es frustrante: “Recoges cuatro y te encuentras a otros cuatro que no puedes recoger”.


“Tengo uno tuerto, ¿te interesa?”

Si el número de perros abandonados es monstruoso, la cantidad de gatos en la calle es ya ingente. “Son más salvajes y la gente se cree que no hay que estar tan pendiente de ellos. Muchos dueños no les ponen chip, no los esterilizan, los dejan salir solos y al final terminan procreando camadas indeseadas”, nos cuenta Eva María Vallana, voluntaria de la Asociación GATA.

La vida en la calle es muy dura. Muchos gatos contraen enfermedades, sufren accidentes, o son atropellados por un coche. Estos defectos sirven de excusa para que la gente no los adopte. Según explica Eva, “hay muchos que quieren un animal de escaparate: un gato de pelo largo, o uno como el del anuncio de Whiskas…. A esta gente tengo que decirle: pues mira, tengo uno parecido pero está tuerto, ¿te interesa? No quieren un animal que les dé cariño, quieren una mascota para fardar”.

Las opciones para adoptar son múltiples, y la mayoría están colgadas en Internet. De hecho, hasta hay un portal de portales: Acógelos. Esta web sirve de punto de encuentro para que asociaciones, albergues y particulares puedan colocar su información sobre animales en oferta o en demanda.

“Hay mucha gente que quiere tener un animal y no puede pagárselo, y no saben que el mundo de la adopción es muy rico y variado”, afirma Jorge Martín, fundador de Acógelos.


Muerto el perro, se acabó la rabia

Las normativas sobre los animales abandonados varían según las comunidades autónomas. En general, un animal recogido en la calle pasa de 19 a 30 días en la perrera. Si en ese tiempo nadie lo reclama, termina sacrificado. Es una cuestión de fuerza mayor: hay que dejar hueco porque los animales abandonados no dejan de aparecer.

En Cataluña, sin embargo, los sacrificios tienen los días contados. Una ley pionera en su especie recoge que, a partir de 2007, las perreras no podrán matar a los animales que recojan. “Ahora se está poniendo las pilas para promover la adopción. Si no, cuando entre en vigor la ley se les llenarán los centros”, cuenta Pilar Cañizo.

Y el caso es que parece que esta ley –única en España- ya ha empezado a hacer efecto. Tan sólo en el municipio catalán de Sant Boi de Llobregat, las adopciones tramitadas por el ayuntamiento han aumentado un 73 por ciento respecto al año pasado.


Embarazos indeseados que terminan en el contenedor

Pero las adopciones son, a fin de cuentas, un parche para solucionar un problema mucho mayor. Es cuestión de hacer cuentas: una perra puede tener perfectamente una camada de siete cachorros y además, se puede quedar preñada varias veces a lo largo de su vida. Las asociaciones animalistas creen que, si los dueños no se pueden hacer cargo de todos los animales que crían, al menos deberían plantearse esterilizar a sus mascotas. Si no, al final muchos de esos pequeños cachorros indeseados se regalan a familias que no los quieren o, en el peor de los casos, terminan tirados en el arcén de cualquier carretera o en el interior de un contenedor.

Los animales sin dueño aumentan de forma exponencial y las instituciones son conscientes del problema. La Unión Europea ya ha aprobado una directiva que obligará, a partir de 2010, a que se implante un microchip a todas las mascotas en el momento de su nacimiento. Así, la Ley tendrá una herramienta más para perseguir a todos aquellos que abandonen a un animal o lo regalen de mala manera.

Pero hasta que esa práctica no se erradique, sólo queda una salida: acoger a todos los animales abandonados para los que esa ley ya llega tarde.

http://www.informativos.telecinco.es/dn_1948.htm

Ahora puedes ayudarnos desde cualquier lugar y de la manera más cómoda y segura.
Ellos te necesitan.
Colabora CON SOLO 1 EURO AL MES con nuestro Teaming de la ASOCIACIÓN GATA.
Puntal Decoración, paneles de poliéster y fibra de vidrio
imitación piedra y ladrillo.
¡¡ Consigue hasta un 50% de descuento en Atención Veterinaria en nuestras Clínicas Colaboradoras !!
Oferta para Socios
Uniservice Asesores es la asesoria fiscal que colabora con GATA.
Quienes Somos Como Ayudar Hazte Socio Apadrina Necesitamos
Asociación GATA
E-mail: info@gataweb.com - Política de Protección de Datos
© Copyright 2003 gataweb.com. Todos los Derechos Reservados.
Programacion y Diseño Web por Byte Revolution