Quienes Somos Como Ayudar Hazte Socio Apadrina Necesitamos
OPCIONES DE MENÚ
Nuestros Gatos
Nuestras Gatas
Casos Especiales
Casos Urgentes
Finales Felices
Noticias de Adoptados
En el recuerdo
Concurso de Fotos 2008
Clínicas Colaboradoras
Suscríbete al Boletín
Cementerio Virtual
Alfombrillas GATA
Camisetas
BOLSAS GATA
Calendarios 2019
Artículos Interesantes
Nuestras Historias
Contacto
Noticias de Interes
Enlaces
Protectoras y Perreras
Área de Descargas
Política de Privacidad
Ley de Protección Animal
 
BUSCADOR
 
   Nuestras Historias
LOS GATOS NO TIENEN CARDIOPATÍAS

De esta manera tituló el Dr. Neil Harpster su conferencia en 1990 ante The Academy of Veterinary Cardiology, señalando lo que en su época de estudiante su profesor le había enseñado, y que su experiencia en consultorio demostró que era totalmente equivocado. En nuestro aprendizaje universitario ocurrió algo semejante: poco aprendimos sobre las enfermedades que afectan a los felinos, poco menos que el gato "no existía". Es cierto que durante mucho tiempo las consultas sobre gatos, en especial sobre cardiopatías felinas, fueron aisladas, pero en los últimos años hay una creciente tendencia a las consultas por este tipo de enfermedades.

¿Los propietarios prestan más atención a sus mascotas felinas y consultan con mayor frecuencia?

¿Los veterinarios estamos más atentos a las enfermedades cardiacas de los gatos?

¿Existen nuevos métodos complementarios para la evaluación de las cardiopatías felinas?

Probablemente cada uno de estos factores haya influido, motivado en primer lugar por el mayor interés que muestran los propietarios de gatos en arribar al diagnóstico de la afección de su mascota y a la posibilidad actual de realizar una ecocardiografía, un método no invasivo que brinda importantes datos sobre el funcionamiento cardíaco del paciente. A ello se sumó el aumento de la información médica acerca de las afecciones miocárdicas felinas, generadas en especial en E.U.A., donde el gato es una mascota muy popular y la población felina es muy grande.

Si bien existían numerosos reportes (basados en angiocardiografías y en necropsias) sobre las cardiomiopatías felinas, la ecocardiografía permitió un diagnóstico precoz y certero. A ello debemos agregar los estudios nutricionales realizados en gatos con cardiomiopatía, que permitieron descubrir que el déficit de taurina en la dieta constituía la principal causa de la forma dilatada, que se caracteriza por déficit de contractibilidad miocárdica. Así se constituyó en una de las pocas cardiopatías reversibles.

La auscultación de un soplo o de arritmias cardíacas en un gato (al igual que en otras especies) es indicación para una evaluación cardiocirculatoria del paciente. El examen clínico cardiocirculatorio, la obtención de un electrocardiograma, la realización de un estudio radiológico y de una ecocardiografía están indicados. Lamentablemente, por razones económicas es difícil poder realizar todos los estudios necesarios. En ese caso el criterio clínico debe sugerir qué estudio brindará la máxima información diagnóstica.

Consideremos al paciente, que en éste momento está sobre la camilla de nuestro consultorio, y que presenta un soplo.

- Si es un animal menor de un año, la principal causa suele ser una cardiopatía congénita. Lamentablemente, en nuestro medio carecemos de datos sobre la real incidencia de las distintas cardiopatías congénitas felinas, por ausencia de suficiente cantidad de casos evaluados en forma completa. Las publicaciones de E.U.A. señalan a la comunicación interventricular como la patología más frecuente. En este caso, la evolución y la gravedad dependen del tamaño del defecto, existiendo pacientes con defectos pequeños que no sufren signos importantes y que pueden llegar a vivir períodos normales. La realización de los métodos complementarios de diagnóstico brindará la información para el pronóstico y, si es necesario, el tratamiento de nuestro paciente.

- Si se trata de un animal adulto joven, la principal cardiopatía es la cardiomiopatía en sus dos formas más frecuentes (no las únicas): dilatada e hipertrófica. Si bien la suplementación con taurina de todas las dietas comerciales ha disminuido significativamente la aparición de cardiomiopatía dilatada, todavía se presentan algunos casos. Por lo tanto no debe ser descartada al presentarse un gato con signos compatibles con insuficiencia cardíaca (cardiomegalia, congestión y edema pulmonar, efusión pleural, ascitis, ataxia en miembros posteriores por oclusión arterial, arritmias, ritmos de galope, etc.). La ecocardiografía permite valorar el diámetro de las cavidades cardíacas, el espesor de las paredes, y estimar la función contráctil del músculo cardíaco. En el caso de la cardiomiopatía dilatada las cavidades tienen diámetros superiores a los normales con un marcado déficit de contractibilidad.

En cambio la cardiomiopatía hipertrófica muestra un aumento del grosor de las paredes ventriculares a expensas de la cavidad. La pared ventricular (del ventrículo izquierdo o de ambos) se presenta engrosada y rígida, con poca capacidad de relajación. Por lo tanto, durante la diástole la sangre, que no puede ingresar normalmente al ventrículo afectado, genera una dilatación del atrio izquierdo (o de ambos). El éstasis sanguíneo y una posible lesión endotelial inician el mecanismo de coagulación con la producción de trombos y riesgo de tromboembolismo.

En relación al mecanismo fisiopatológico presente, la cardiomiopatía dilatada es una disfunción sistólica, ya que el corazón perdió parte de su capacidad contráctil (no se contrae adecuadamente), y la cardiomiopatía hipertrófica es una disfunción diastólica en la que el corazón no puede distenderse adecuadamente durante la diástole para recibir la sangre que le llega (su contractibilidad no está afectada; Por el contrario, suele estar aumentada).

Las diferencias en el tratamiento son muy importantes. En la cardiomiopatía dilatada ,además de suplementar con taurina y utilizar diuréticos están indicados drogas con efecto inotrópico positivo: los cardiotónicos, (digoxina para tratamiento ambulatorio ; dopamina , dobutamina para los casos graves de shock cardiogénico) .

En la cardiomiopatía hipertrófica ese tipo de drogas está contraindicado , pues es necesario reducir el estado de hipercontractibilidad y rigidez de los ventrículos. Para lograr este objetivo se utilizan drogas con efecto inotrópico negativo : ß-bloqueantes (propranolol, atenolol) o bloqueantes de los canales del calcio (diltiazem )

En las cardiomiopatías felinas la ecocardiografía permite la detección de trombos en las cámaras cardíacas, en especial el atrio izquierdo. Pequeños trombos pueden desprenderse y desarrollar una de las complicaciones más graves de las cardiomiopatías : el tromboembolismo arterial que produce oclusión del flujo sanguíneo en los miembros posteriores ( > 90 %) o anteriores (< 10 % ) . En general, constituye un signo de mal pronóstico; sin embargo, reportes recientes indican la recuperación funcional en cierto número de pacientes.

No debemos olvidar el hipertiroidismo como causa de trastornos cardíacos en los felinos : se trata de un estado hipermetabólico con aumento de la frecuencia cardíaca, aumento del volumen de sangre circulante . Es necesario evaluar la función tiroidea en todo animal con insuficiencia cardíaca, en especial en aquellos animales con signos radiológicos, electrocardiográficos o ecocardiográficos de hipertrofia ventricular.

- En animales de edad avanzada debemos considerar las alteraciones valvulares crónicas, que en general tienen poca repercusión hemodinámica y escasos signos clínicos. Sin embargo , es necesaria la evaluación cardiológica para descartar la presencia de una cardiomiopatía , que conlleva un pronóstico menos favorable.

Todas las patologías cardíacas conducen a distintos grados de dilatación o hipertrofia de una o más cámaras y la circulación coronaria se ve afectada por la creciente tensión de las fibras miocárdicas y , en muchos casos, por la elevada frecuencia cardíaca. Por lo tanto se producen zonas de hipoxia que contribuyen a la generación de arritmias. Las más frecuentes son las contracciones ventriculares prematuras, las contracciones atriales prematuras y la fibrilación auricular. En los casos de mayor compromiso hemodinámico la taquicardia ventricular. Todas estas arritmias pueden ser detectadas por medio de la auscultación y la evaluación del pulso arterial. Son arritmias que generan déficit de pulso ( se auscultan latidos cardíacos sin la correspondiente onda de pulso). El electrocardiograma brindará el diagnóstico preciso de la arritmia, así como también detectará los trastornos de conducción que pueden producirse en las cardiomiopatías ( por ejemplo: hemibloqueo anterior izquierdo).

Como conclusiones de este breve recordatorio de las cardiopatías felinas :

- debemos realizar el examen clínico cardiocirculatorio en todo paciente con signos compatibles con insuficiencia cardíaca,

- debemos realizar electrocardiograma en los pacientes que presenten arritmias cardíacas,

- es conveniente efectuar una ecocardiografía en los gatos con soplo cardíaco y/o signos de insuficiencia cardíaca o en aquellos animales que presenten efusión pleural

- la decisión sobre las distintas alternativas terapéuticas está basada especialmente en los hallazgos de los métodos complementarios.

Autor: Rafael Bökenhans
Fuente: http://www.aamefe.org

Ahora puedes ayudarnos desde cualquier lugar y de la manera más cómoda y segura.
Ellos te necesitan.
Colabora CON SOLO 1 EURO AL MES con nuestro Teaming de la ASOCIACIÓN GATA.
Puntal Decoración, paneles de poliéster y fibra de vidrio
imitación piedra y ladrillo.
¡¡ Consigue hasta un 50% de descuento en Atención Veterinaria en nuestras Clínicas Colaboradoras !!
Oferta para Socios
Uniservice Asesores es la asesoria fiscal que colabora con GATA.
Quienes Somos Como Ayudar Hazte Socio Apadrina Necesitamos
Asociación GATA
E-mail: info@gataweb.com - Política de Protección de Datos
© Copyright 2003 gataweb.com. Todos los Derechos Reservados.
Programacion y Diseño Web por Byte Revolution