Quienes Somos Como Ayudar Hazte Socio Apadrina Necesitamos
OPCIONES DE MENÚ
Nuestros Gatos
Nuestras Gatas
Casos Especiales
Casos Urgentes
Finales Felices
Noticias de Adoptados
En el recuerdo
Concurso de Fotos 2008
Clínicas Colaboradoras
Suscríbete al Boletín
Cementerio Virtual
Alfombrillas GATA
Camisetas
BOLSAS GATA
Calendarios 2019
Artículos Interesantes
Nuestras Historias
Contacto
Noticias de Interes
Enlaces
Protectoras y Perreras
Área de Descargas
Política de Privacidad
Ley de Protección Animal
 
BUSCADOR
 
   Nuestras Historias

DIEGO: Una paliza, larga recuperación y final feliz

Diego llegó a GATA en Madrid el viernes, desde Badajoz.Fue recogido el jueves por una persona que alimenta una colonia de gatos y que no podía hacerse cargo de él. Nos lo trajo en coche hasta aquí para ver si se podía hacer por sacarlo adelante, ya que en la calle no iba a sobrevivir.Diego es un gato casero, un abandono como tantos otros, un gato bueno,simpático que ronronea hasta cuando le curas sus heridas, a pesar de tener la cara en carne viva y la cadera rota, y varias fracturas en sus patas...
Diego fue abandonado, y unos indeseables le intentaron matar a base de golpes. De la paliza le queda media cara sin piel, heridas profundas y la cadera rota, las fracturas de sus patas y un riesgo a quedarse paralitico, debido a un pinzamiento en la médula provocado por los golpes recibidos.

DIEGO: Una paliza, larga recuperación y final feliz

Sab Nov 27,2004

Diego llegó a GATA en Madrid el viernes, desde Badajoz.

Fue recogido el jueves por una persona que alimenta una colonia de gatos y que no podía hacerse cargo de él.

Nos lo trajo en coche hasta aquí para ver si se podía hacer por sacarlo adelante, ya que en la calle no iba a sobrevivir.

Diego es un gato casero, un abandono como tantos otros, un gato bueno, simpático que ronronea hasta cuando le curas sus heridas, a pesar de tener la cara en carne viva y la cadera rota, y varias fracturas en sus patas...

Diego fue abandonado, y unos indeseables le intentaron matar a base de golpes. De la paliza le queda media cara sin piel, heridas profundas y la cadera rota, las fracturas de sus patas y un riesgo a quedarse paralitico, debido a un pinzamiento en la médula provocado por los golpes recibidos.

Diego no está en adopción, pasará un tiempo hasta que sepamos cómo va a ir, si se quedará sin andar o no, y si saldrá adelante, o habrá q operarle la cadera...

Sin embargo, Diego necesita más que ningún gato ayuda económica, para el tratamiento que hay que darle hasta que consigamos curarle del todo, y ponerle en adopción. De momento Diego está ingresado.

Imágenes muy duras:





Carta a Diego

Mi pequeño Diego,

Ahora que te tengo tan lejos, siento la necesidad de escribirte unas líneas. Y lo hago aquí porque tengo la seguridad de que Laura (sí, sí, la chica de Madrid que tanto nos ha ayudado) y las demás personas que están contigo en estos momentos te la harán llegar.

No hace ni veinticuatro horas que me despedí de ti y no imaginas lo que te echo de menos. Aun me queda la duda de si habré hecho lo suficiente, lo mejor para ti. Todo ha sido muy rápido, se me agolpan las imágenes en la cabeza. Recuerdo la historia una y otra vez, no dejo de pensarte:

Te he cogido tanto cariño, que me parece mentira que te conociese hace sólo unos días, cuando pasaba al atardecer, como tantas veces, por una colonia de gatitos que está cerca del centro de la ciudad. Fue allí, un segundo que me paré a mirar, cuando te vi al girar la cabeza. Tú venías hacia mí, sin miedo, mirándome a la cara y maullando muy bajito. Me agaché un poco y te oí ronronear ¡Dios qué alto sonaba tu ronroneo! Eso me hizo sonreír. “¿Qué quieres bonito?”. Pero en seguida mi sonrisa se convirtió en un grito de espanto cuando pude verte mejor. No puedo explicarte lo que sentí, no quería creer lo que veía. El asombro, la compasión y la ira se confundían en mi corazón. ¿Por qué te habían abandonado? ¿Y quien pudo haberte hecho tanto, tanto daño? “Alguien le ha pegado una paliza,...sí, sí, los jóvenes se entretienen ahora en eso” me explicó la buena señora que pasaba por allí y os ve cada día. ¿De verdad hay alguien suelto capaz de hacerle semejante canallada a un ser tan manso e indefenso como tú? Sigue produciéndome escalofríos pensarlo.

Me fui muy afectada de allí. Debiste imaginarlo cuando unas horas más tarde me viste de nuevo buscándote entre los coches. ¡Cómo acudías cuando me oíste! Ni miraste la comida que te llevé. Te entregaste a mis brazos y así estuvimos, yo sentada y tú en mi regazo, en mitad de la helada de la medianoche. Tu ronroneo contínuo me conmovía más y más. No pude dormir esa noche así que, siguiendo el consejo de Laura, fui rápidamente a buscarte en cuanto se hizo de día.

Se me ha quedado grabada la imagen preciosa cuando te encontré por la mañana: tumbado al sol en el césped, lavándote y poniéndote guapo (¡qué presumido a pesar de todo!).

Pude cogerte con toda facilidad. ¿Recuerdas la de veces que te dije “no te asustes, ahora puedes estar tranquilo, yo no te haré nunca daño”? Como has podido ver, no te mentía.

En el veterinario me dieron un susto enorme cuando tuvieron que dormirte y meterte en el quirófano. Puedo asegurarte que se pasa mal en una sala de espera, sola, sin saber nada durante más de una hora. Cuando salió el chico me explicó el drama: no sólo te habían arrancado la mitad de tu preciosa cara, sino que tenías partida y desplazada la cadera, dañada la columna y fracturados los huesos de las piernas. Lo de tu colita no era nada: sólo la herencia genética de algún antepasado siamés. Pero aun me quedaba por oír lo peor: no sólo te habían arrancado tu cara, sino que alguien, aun no puedo imaginar con qué ánimo, ¡te pegó una tela encolada encima de la herida abierta! Para quitártela tuvieron que cortarte con bisturí, tu piel la había adherido ya demasiado.

Una vez en casa, te recuperabas de la anestesia muy rápido. Cómo impresionaba ver tu herida en carnes vivas, y sangándote el lacrimal del ojito. Estabas aun algo dormido y aproveché para hacerte las fotos que pongo. Sí, son muy duras, yo lloro cada vez que las veo. Pero lo que te habían hecho lo tenía que ver más gente, para que nos demos cuenta todos de lo que podemos ser capaces los humanos. A ver si con un poco de suerte quien te hizo semejante barbaridad te ve y toma conciencia de sus actos. Este seria su castigo más duro. También me acordé que no tenias nombre aun: te puse Diego. Aun no sé bien porqué, solo te miré y pensé que “Diego” era bonito para ti. Al menos a mí me parece elegante y noble, como tú. No dejabas de ronronear, mi vida. Lo sé, sé que era tu manera de pedirme ayuda, era espantoso lo que estabas sufriendo. No puedo imaginarlo. Aun así, tus inmensas ganas de vivir pudieron más y lograste comer y descansar en la mantita, cerca del calor. No pude separarme de ti, y tú no querías hacerlo de mí.

Laura seguía ayudándonos desde lejos. ¿Recuerdas lo de veces que la llamé, toda asustada, sin saber qué hacer ni dónde acudir? Pequé de pesada, lo sé, perdona Laura, ¡pero me veía tan sola ante una situación que me desabordaba! Por suerte en su enorme corazón aun quedaba un hueco para ti, y nos esperaba a la mañana siguiente en Madrid, con los brazos abiertos.

El viaje se me hacía cada vez más difícil, pero el sentimiento de “despedida” se me hizo inminente cuando estábamos en la clínica. No quería separarme de ti. Tú me llamabas y buscabas mis brazos mientras te examinaban y te hacían todas las pruebas: “¡sano, Diego, estás sano! ¡Bien por ti, mi niño!”.

Después de unas horas tuvimos que despedirnos ya, ahora sí definitivamente. Pero yo no sabia, ¿cómo hacerlo?. Solo lloraba, perdóname, pensaras que he sido la humana más tonta y llorona que has conocido nunca. Pero me alegré mucho al comprobar que te dejaba en las mejores manos. Te estaban curando y ¡te trataban con tanto cariño y cuidado! Mi corazón estaba roto, pero mi cabeza pensaba que te merecías eso, unas personas que te quieran y puedan cuidarte incluso mejor de lo que yo podría hacer nunca.

Sé que ya casi no me recordarás, pero no me importa. No he hecho nada de esto para colgarme ninguna medalla ni que me guardes en el recuerdo como una salvadora ni nada parecido. Te prometo que prefiero que olvides todo lo que te ha pasado hasta ahora, todo el horror que has sufrido en tu corta vida. Y si eso me incluye a mí, estaré contenta, porque lo habrás superado del todo.

Ahora me queda la esperanza de que tu ánimo y tus ganas de vivir te harán recuperarte pronto, y ponerte guapo y fuerte, para que una familia te vea y se enamore, como me paso a mí cuando te vi. por primera vez, y te adopten rápido. Desde aquí les digo que te cuiden y te den mucho amor, todo el que te mereces. Has conocido toda la crueldad y el daño que podemos hacer los humanos. ¡Basta ya de sufrir! Aunque te quede alguna pequeña secuela, no creo que a la familia que te adopte le importe. Bastará mirarte a tus brillantes ojos amarillos para ver lo que yo veo: una criatura hermosa e indefensa.

Te envío en esta carta todo mi amor y mi ánimo. ¿Puedes sentirlo aun estando tan lejos? Recupérate pronto, Diego, que quizás vaya a verte y quiero encontrarme al gatito más hermoso y sano del mundo. Y no te quedes triste, que aunque llore, esta carta la escribo con alegría y repleta de ilusión y esperanza. ¿Sabes qué es mi nombre, “magari”? pues es una palabra italiana que me encanta, significa “ojalá”. Verás como todo sale bien, confía en mí, querido Diego.

Hasta pronto

p.d. quiero recordar aquí a todas las personas que nos ayudaron y siguen haciéndolo: gracias a las protectoras de Cáceres y Badajoz por el interés mostrado; pero especialmente GRACIAS DE TODO CORAZÓN a Laura y las otras dos chicas de GATA en Madrid, por ocuparse de este caso con tanta rapidez, atención y cariño, y a Valentina y Juan José (veterinarios de la Clínica “Las Ventas”), porque son los que ahora te están asistiendo y ayudando a salir adelante.

También a mi novio (sí Diego ¿a que aun lo recuerdas?) que te cogía emocionado en sus brazos, e hizo todo lo que estaba en sus manos para ayudarte.

Elena
(escrita en Badajoz, el sábado 27 de noviembre por la persona que le recogió)

Jue Dic 02, 2004

Hola

Esta tarde he estado con Diego, está mucho mejor, se le ve muy feliz, ansioso de mimos (y eso que le han preparado una suite con cunita y rascador incluido... es el rey de la clínica).

Ronroneaba todo el rato y daba vueltecitas en brazos frotandose para pedir caricias. Está tranquilo y seguimos a la espera de ver como evoluciona su columna. No he tenido tiempo de sacarle fotos, en cuanto podamos las haremos, para q le podáis ver.

Mañana a lo mejor le duermen para poder curarle la carita a fondo, pero no es seguro, si no es necesario, no se le hará, porq se deja curar muy bien.

Muchas gracias a todos por el interés, pronto habrá más noticias.

Sab Dic 11, 2004

Diego ha salido esta mañana de la clínica y ... OS TRAIGO FOTOS DE ÉL:





Como veis, la herida va cerrándose, por donde va creciendo la piel le va saliendo pelo.

Las fotos se las he hecho esta mañana, ya en casa. Está muy tranquilo y es el gato más cariñoso que he conocido en mi vida. Como hay más gatos en casa, y hay que seguir el protocolo de presentación, está aislado en una habitación, así que después de comer me he metido con él a dormir la siesta. Yo me he tumbado en un sofá y él encima ronroneando y restregándose conmigo todo el rato, hasta que se ha quedado como un ceporro con su cara en la mia. He tenido que pasar la fregona para quitar mis babas.

Su habitación está separada del salón por una malla para que los gatos puedan verse entre sí y vayan haciéndose unos a otros. Diego está loco por salir, parece que no le da miedo estar con otros gatos, tiene pinta de que va a llevarse bien con ellos.

Ya os iré contando y poniendo más fotos.

Dom Dic 12, 2004

Diego lleva ya veinticuatro horas en casa. ¡Qué buenazo es! se conforma con todo. Esta mañana le he metido en el transportín para poder pasar la aspiradora a su habitación, fregar el suelo y acondicionar una mesa para hacerle las curas más cómodamente; pues durante todo el tiempo que ha estado en el transportín ni ha rechistado. Anoche le quité la malla y cerré su puerta, para evitar cualquier incidente, pues no se le ha oido en toda la noche, esta mañana he vuelto a poner la malla y tan conforme. De vez en cuando me encierro con él y me despacho bien dandole achuchones ¡no se cansa de que le sobetees y le beses! es perfecto para personas "plastas" como yo. A través de la malla si le dices cualquier cosa se tumba en el suelo boca arriba, comprometiéndome para que entre y le abrace.

Si alguien quiere adoptarle, pero le da cosa hacerle las curas, yo me comprometo a quedármele hasta que deje de ser necesario hacérselas, que eso no sea un impedimento para su adopción.

Sab Dic 18, 2004

Diego está practicamente recuperado, en una semana es probable que tenga la herida completamente cerrada.

Es muy tranquilo, juguetón y alegre, corretea y anda sin dificultad, a veces pone posturas un poco raras debido a la lesión de su cadera; no es capaz de subirse a sitios altos, ni falta que le hace pero sí puede subirse a una cama para darte mimos, que es lo que importa. También le gusta subirse al sofá para dormir a tu lado.

En casa hay ahora cinco gatos y ninguno es tan cariñoso como él ¡y mis gatos son muy cariñosos! Si mi casa fuera más grande no dudaría en adoptarle yo, pero necesito que alguien lo adopte para poder acoger a otro, más vale que lo adopten pronto porque va a ser muy difícil dejarle ir. Creo que me estoy enamorando de un gato.

Jue Dic 30, 2004

Muy buenas a todos.

Mi casa era un lugar tranquilo, con cuatro gatos sosotes y aburridos desde que faltaba Pancho, pero... apareció Diego y dió la vuelta a todo, hemos recuperado las carreras nocturnas, los juegos, los saltos, los "aquí mando yo", "que te lo has creido, mando yo", "y una porra", "a que te pillo", "a que no" Mi casa ya es una casa con gatos com mandan los cánones.

Diego ya está prácticamente recuperado de sus heridas, falta arreglarle la tripa que la tiene un poco al retortero, sigue haciendo cacas de diseño y yo soy una experta en texturas, colores y olores; pero con la impagable atención de Juanjo (veterinario de la Clínica Ventas) seguro que no tardando mucho hará verdaderas esculturas marrones como sus compañeros de juegos.

Os pongo cuatro fotos para que veais la evolución de la herida de la cara de Diego.





Dom Ene 02, 2005

Las primeras fotos del año de Diego:






Mar Ene 11, 2005: DIEGO YA ESTÁ ADOPTADO

Diego está con una familia amante de los animales, tienen dos gatos y un perro ¡Diego se lo va a pasar pipa con ellos, con lo que le gusta jugar! Estoy contenta porque se que va a estar bien cuidado y muy querido, sin embargo estoy triste porque le vamos a echar mucho de menos.

Habanos, me estoy acordado mucho de ti es duro dejar ir a estos gatos, aunque son en acogida forman parte de la familia desde el primer día y duele dejarles marchar.

En fin, que este no es un post triste, todo lo contrario. Ahora hay que ir pensando en acoger a otro.

Sab Feb 12, 2005

Os traigo un par de fotitos de Diego en su nueva casa.





Está feliz, tiene tres compañeros de juegos: dos gatos y un perro. Con uno de los gatos cuyo nombre es Moe se lleva de maravilla, se han hecho inseparables.

¡Menuda suerte ha tenido! Sus nuevos papis están encantados con él y él con ellos. Está tan contento en su nuevo hogar que no nos hizo ni caso cuando fuimos a verle, nos miraba con recelo y se escondía, creo que pensaba que íbamos a sacarle de allí y Diego no estaba dispuesto a dejar a su familia.

Muchas gracias a Olga y a David por hacer feliz a Diego.


Testimonios copiados del foro de GATA

Algunos links relacionados:
DIEGO Apaleado sin piedad IMAGENES MUY DURAS
carta a DIEGO
¿Os acordais de Diego? Ya está en adopción
Diego ya está adoptado

Ahora puedes ayudarnos desde cualquier lugar y de la manera más cómoda y segura.
Ellos te necesitan.
Colabora CON SOLO 1 EURO AL MES con nuestro Teaming de la ASOCIACIÓN GATA.
Puntal Decoración, paneles de poliéster y fibra de vidrio
imitación piedra y ladrillo.
¡¡ Consigue hasta un 50% de descuento en Atención Veterinaria en nuestras Clínicas Colaboradoras !!
Oferta para Socios
Uniservice Asesores es la asesoria fiscal que colabora con GATA.
Quienes Somos Como Ayudar Hazte Socio Apadrina Necesitamos
Asociación GATA
E-mail: info@gataweb.com - Política de Protección de Datos
© Copyright 2003 gataweb.com. Todos los Derechos Reservados.
Programacion y Diseño Web por Byte Revolution